Que hacer si me encargan un articulo


 Existen plataformas donde se inscriben los blogs, se ofrecen para la redacción de artículos ( que suelen incluir al menos un enlace ) y, cuando un cliente está interesado en aparecer en cierta bitácora, avisan al autor para que decida si acepta o no. La plataforma se lleva un porcentaje mayor o menor de la transacción. En otras ocasiones es el departamento de publicidad y marketing on line de la empresa en cuestión quien contacta directamente con el bloguero. ¿ Es esto una venta de enlaces ? ¿ Cómo proceder ?

 En sentido estricto, al encargarse un artículo con una extensión mínima sobre un producto concreto y existir derecho de veto por ambas partes, no se trata de una venta de enlaces. No obstante, al incluirse al menos un link y dado que google es un algoritmo, podría ser considera como tal y acarrear una penalización en SEO. Y no sólo en google, sino en la mayoría de los buscadores.

 Sin embargo, cuando no se tiene trabajo o la oferta es por un precio coherente para un blog con una determinada trayectoria, uno se lo piensa, ¿ o no ? El caso es cómo proceder.

 En primer lugar, es necesario leer con mucha atención las condiciones del acuerdo. En ocasiones se piden uno o más enlaces pero no se especifica nada de que sean enlaces dofollow. En tal caso la cosa es tan sencilla como utilizar enlaces nofollow para evitar cualquier riesgo de penalización.

 No obstante, lo habitual es que estas campañas busquen un posicionamiento para la landing page gracias al linkbuilding además de informar a unos lectores que encajan en el target de potenciales clientes. Por ello lo habitual es que se requieran uno o más enlaces dofollow. ¿ Qué hacer entonces ? ¿ Aceptar o no ?

 Mi experiencia me demuestra que siempre que se hable de una web que encaje perfectamente con la temática del blog, se aporte contenido original ( nada de copy-paste una nota de prensa ) y sea una práctica ocasional ( 1-2% de los artículos ) no sucede nada. Habrá que ver con el penguin 2.0 si esto sigue siendo así. Y pensad que estos acuerdos suelen tener un periodo mínimo, de seis meses o un año es lo habitual, tiempo tras el cual uno puede convertir esos enlaces follow o nofollow. Aunque si el sitio encaja con la temática tratada habitualmente y aporta algo a los lectores, no veo necesario hacer este cambio.

 Tan sólo me queda advertiros que cuando una empresa contrata directamente con el blogger, no siempre es seria y paga. En tal caso yo recomiendo retirar el artículo tras una espera prudencial. La publicidad no es gratuita, aunque muchos intenten hacernos creer que sí.

 Y esta ha sido la primera entrada sobre monetización, una nueva etiqueta.

SEO para bing y yahoo


 En España las búsquedas en google representan el 92 % del total, por eso el SEO se ha venido centrando en este buscador. Además del hecho de que el algotirmo evoluciona para hacerse más social ( y no hay que tener dos dedos de frente para adivinar qué red social le gusta más a google ), sí podemos plantearnos qué sucede con el resto de visitas procedentes de buscadores tanto en España como en otros países.

 Cada país tiene su buscador estrella, pero si nos ceñimos a los textos en español ( tanto castellano como latinoamericano ) y en inglés hay un buscador que está cobrando importancia en algunos países. Se trata de bing. Además el SEO para bing y el SEO para yahoo se realizan de la misma manera, pues son buscadores que funcionan con un mismo algoritmo.

 Personalmente no me gustan ni bing ni yahoo porque dan demasiada importancia a la URL y al nombre del dominio y suele ofrecerme en primer lugar resultados de tiendas on line y de sitios que no me interesan, pues yo suelo buscar monografías. Además bing y yahoo no disponen de panda ni de pingüino, por ello son presas fáciles del SEO negro a día de hoy.

 No obstante, una cosa es que no me guste bing y no me esfuerce en agradable, y otra es que le ignore. Lo que yo hago para que bing sepa que existo es tan sencillo como tener una cuenta para webmasters en bing, que me parece se deba asociar obligatoriamente a un mail de hotmail, y desde allí comunicarle la existencia de mis sitios así como validarlos mediante una metaetiqueta que ellos me proporcionan.

 Ya saben que mis sitios existen y que son míos, o al menos tengo permiso para enredar en el código. El otro truco que hago es no olvidarme de incluir las keywords en la metatag correspondiente. Desde que google anunció que ya no iba a tener en cuenta esta meta etiqueta, muchos webmasters no la utilizan. Yo sí lo hago, porque aunque no cuente para el posicionamiento sí ayuda a que google centre mejor la temática de nuestro sitio. Y además, tanto el buscador bing como el buscador yahoo tienen en cuenta las keywords. Pude comprobar que en efecto sirven para algo cuando durante unos meses, a propósito, las eliminé de un blog y no introduje más modificaciones. En los meses siguientes las visitas cayeron entre un 5 y un 10 % , ¡ incluso las de google ! Al volver a reintroducir esa metatag el tráfico volvió a normalizarse en pocas semanas.

 En resumen, bing existe y está cobrando fuerza, aunque a mí no me gusta porque es manipulable y no me ofrece resultados satisfactorios como usuaria. Pero hay cosas sencillas que se pueden hacer para realizar un SEO blanco en bing y son cuidar mucho la URL y el nombre del dominio, no olvidarse de la metatag que indica las keywords en el código, indexar nuestros sitios recientes mediante las herramientas para webmasters, y ahora como sucede con google, cuidar el contenido.

Generación y curación de contenidos


En marketing on line hay quien alaba las virtudes de la curación de contenidos, que no es otra cosa que cribar qué artículos de una temática son interesantes y compartirlos. A mí, como generadora de contenido, la curación de los mismos me parece un trabajo para personas flojas, cuando no un plagio enmascarado. Y es que la diferencia entre la curación y el plagio es tan delgada como enlazar o no a la fuente original.

 No tengo nada en contra de los sitios que recomiendan entradas de otros, es lo normal, acompañado de un resumen del contenido que recomiendan. Eso es una forma de generación de contenidos en realidad. Si en lugar de un resumen se extraen fragmentos y se cita la fuente, hablamos de curación. No obstante, en un blog puede interesar hacer un poco de curación de contenidos, aunque desde el punto de vista del SEO es totalmente desaconsejable. ¿ Cuándo es aceptable hacer curación de contenidos ? Desde mi punto de vista, repito que el de una generadora de contenidos, veo aceptable la curación cuando se intenta contar algo de una temática que se nos escapa y no somos capaces de hacer una redacción propia. Vamos, en casos muy puntuales. Por ejemplo, si yo escribiera algo sobre legislación casi seguro que debería copypastear los artículos más relevantes, aunque intentase hacer mi propio resumen para acompañarlos, y enlazaría a la fuente.

 Mi consejo si debéis hacer curación de contenidos para llevar las redes sociales de una empresa o para enriquecer un blog corporativo es que esos contenidos sean la excepción y no la regla. Además el que avisa no es traidor, ¿ recordáis a nuestro amigo el panda ? Y me parece siempre mejor decir abiertamente que recomendamos ver el artículo de Fulanito a fusilárselo, porque de nuevo me parece una forma de plagio disimulado.

 Por mi parte, cuando busco información y llego a un sitio donde el contenido que muestran no es propio, acudo rauda a la fuente original y allí es donde, si lo considero oportuno, doy al +1 de google+ o comparto en redes sociales. Me parece que quien se deba llevar las visitas y la monetización de un sitio sea el autor original y no el listillo.

 ¿ Qué opináis sobre este tema tan escabroso ?