Como aumentar el trafico sin incurrir en penalizaciones

 Hoy vengo a presentaros a otro blogger que escribe para dummies y para usuarios iniciados, abarcando temas que a quien más quien menos nos interesan. Me refiero a Dean  Romero, autor entre otros de Blogger 3.0 , quien a diferencia de una servidora es un escritor prolífico que publica varias veces por semana.

 En su bitácora podéis encontrar no sólo consejos SEO explicados de manera sencilla, sino en general todo lo relativo al marketing on line llamado "de guerrilla", aquel con muy escasa o nula inversión. Al escribir de manera comprensible para casi todos y estar siempre atento a los comentarios, no sé qué esperáis para visitarle. Bueno, sí, esperad a leer el artículo que ha escrito para SEO Para Torpes ;) , donde trata de un tema cuanto menos muy atractivo para la mayoría de los lectores de este blog, y para los interesados en el marketing on line en general: cómo incrementar el tráfico de nuestra web sin ser penalizados por ello. ¡ Muchas gracias, Dean !




La forma más “blanca” de aumentar el tráfico hacia nuestro blog con el 100% de seguridad de que Google nunca nos va a sacar tarjeta roja es limitándonos a publicar contenidos propios.

Publicar, publicar y después volver a publicar (sin copiar a nadie claro), y dejando un poco de lado todo eso que llaman “SEO”. De este modo tienes garantizado que penalizarte nunca te van a penalizar, pero la parte quizás no tan buena es que si te limitas exclusivamente a solo escribir tu proceso de aumento de tráfico va a ser sumamente lento…

La regla número 1

Si quieres conseguir tráfico desde mi experiencia la regla número 1 es publicar, pero no una vez por semana, sino más bien durante toda la semana laboral… vayamos por partes.

La principal manera de recibir visitas (a menos que seas un crack en las redes sociales) es aumentando posiciones en los resultados orgánicos de Google, y este posicionamiento dependerá en una inmensa medida de la competencia que exista para la temática de tu blog.

Por ejemplo si tienes un blog de paleontología (una de mis aficiones secretas) y publicas todas las semanas es más que probable que en pocos meses ya estés en el Top 5 (comprobado con otras temáticas) de los resultados de búsqueda ya que en este caso en particular se advierte una competencia sumamente baja, lo cual ya de por sí lo convierte en un nicho muy atractivo desde el punto de vista de un SEO, (aunque quizás no tanto desde el punto de vista de los anunciantes…). En pocas palabras, si ésta fuera tu afición sería mucho más fácil que recibieras una buena cantidad de tráfico a medio plazo (aunque no ganarías ni dos duros con Adsense).

Pero bien, si tu afición es por ejemplo el Marketing Online, verás como las dificultades para posicionar tu blog y por ende recibir visitas de tráfico orgánico se multiplican por 100. Entonces, ¿Cómo acelero el proceso de captación de visitas sin pasarme de la raya ante el señor Google?

La regla número 2

Me encantaría hablarte de que existe una formula secreta o una manera rápida, potente y segura de aumentar drásticamente el tráfico hacia tu blog pero la realidad es que no existe, bueno es posible que existan formas pero desde luego nunca desde el enfoque del sombrero blanco o White SEO.

Si la regla número 1 consistía en publicar contenido con la mayor frecuencia posible, la regla número 2 consiste en utilizar todas las “herramientas” (“legales”) disponibles para ayudarnos en el posicionamiento.




El contenido debe estar siempre enlazado desde las redes sociales y más ahora que dentro de nada Google actualizará su algoritmo a Google Penguin 2.0 dando aun más importancia a las mismas. Las redes sociales tienen el poder de generar una pequeña rueda de enlaces completamente legal a ojos del buscador, además ten presente que la red social que más ayuda a posicionar tus contenidos (según declaraciones del propio Eric Schmidt) es Google+, por tanto no dudes en enlazar todos tu post desde Google+ además de verificar tu autoría a través de “rel = autor (la fotito que aparece con tu cara junto a los resultados de búsquedas).

Por otro lado si queremos evitar que Google nos penalice y nuestro tráfico se reduzca drásticamente debemos ser sumamente cuidadosos con todo lo referido a los enlaces entrantes y salientes de nuestro blog. Desde que llegó el Penguin la causa principal por la que más webs a destrozado a sido por hacer un uso indebido de los enlaces.

No enlaces a cualquiera que te lo pida, trata de hacerlo a sitios que sepas que son serios y dan contenido de calidad. Trata de evitar numerosos intercambios desde el blogroll y cuando enlaces a tu blog desde otra dirección procura variar el texto con el que enlaces (el famoso anchor text o texto ancla).

Para terminar (antes de que la blogger dueña del blog me mate por hacer un post tan largo), otro de los puntos relevantes al respecto es tener mucho cuidado con los enlaces rotos dentro de nuestro blog. ¿Qué son los enlaces rotos? Son aquellos en los que una vez clickeas no te redirigen a ningún lado en particular y suelen mostrar el típico mensaje de “Error, página no encontrada”. Este tipo de enlaces cabrea mucho a Google.

Una buena herramienta para detectarlos y proceder a su eliminación es Xenu, un software gratuito y bastante útil aunque para usarlo es necesario descargarlo y por otro lado tiene una interface bastante fea.

Pero sobre todo lo más importante para disponer de un blog con un tráfico elevado es… ¡Tener paciencia mientras trabajas!, recuerda siempre esto, un blog es una inversión a largo plazo… (todo lo largo que tardes en hacerlo destacar).



El Panda y el Pingüino: ¿ Amigos o Enemigos ?


Hubo un tiempo en que quien sabía cuatro cosas de programación engañaba a google de tal forma que el usuario acababa frustrado. Por ello se tomó la costumbre de modificar periódicamente el algoritmo del Page Rank y del orden de aparición en los resultados. Pero aún así quedaban problemas por resolver.

 Uno de los principales problemas era que un sitio que se dedicase a plagiar contenido podía perfectamente aparecer antes que la fuente original. Para “darles duro” a quienes se benefician del trabajo de los demás, google creó un algotitmo al que llamó Google Panda. El Panda es el encargado de avisar cuando un sitio abusa de contenido plagiado o no original.

 Pero el panda es muy lento, como el animalito, y tarda mucho en descubrir los sitios a sancionar. Eso sí, sus efectos son demoledores.

  panda-creative-commons 

 Para compensar la pereza del panda, el cual siguen actualizando, y para acabar con la compra de enlaces o el intercambio abusivo, sugió un animalito más ligero, el pingüino. Panda Penguin pretende sancionar también a los sitios que son una plataforma de publicidad sin ton ni son. Por ello, cuando apareció el pingüino, muchas páginas que empleaban SEO negro se perdieron en el olvido. El pingüino se mueve entre las red como el animalito en el agua, es pura agilidad. Aunque no siempre acierta cuando va a atrapar a un pez, hay aspectos que deben mejorar.

 Os lo explico con un ejemplo real. Unas amigas llevan un blog con buen contenido, cuidado diseño y siguen una escrupulosa netetiqueta. Pero pecaban de tener muchos enlaces salientes, unos por comodidad, otros en etiquetas demasiado específicas. Les comenté que había nacido un pingüinito en google y que convendría que redujeran etiquetas y, tal vez, la lista de blogs interesantes que recomendaban. Pero opinaron que como no eran enlaces de compra venta y todos los enlaces salientes tenían su por qué,no había peligro. Y no redujeron las etiquetas tampoco.

 De repente un día, hablando de estadísticas, les indico que sus estadísticas son imposibles y que deben haber sido sancionadas. Nos ponemos a investigar y habían pasado varias cosas, a cual más increíble. Por un lado, unas señoritas de moral distraída habían creado un blog con un nombre tan parecido que google, en un error, pensó que uno era una subpágina de otro, y con ello pasó a calificar el blog de mis amigas como un sitio con contenido para adultos. Por otro lado, el pingüino al vez tantos enlaces hizo lo propio y les relegó a los últimos puestos de las búsquedas. Y tan poca reputación pasó a tener el blog que google de nuevo se equivocó y consideró un sitio que les había plagiado como la fuente original, pese a poder consultarse las fechas de publicación.

penguin-creative-commons

 Por suerte el panda no llegó a ver eso y a base de escribir a google, enviar declaraciones juradas de que el contenido era original y los otros los plagiadores, de que poseían los derechos de propiedad intelectual, etc, y notificando el error que asociaba el blog para adultos con el blog original, la cosa tuvo un final bastante aceptable. Eso sí, quitaron todas las etiquetas y redujeron los enlaces a algo más razonable.

 Tampoco hace falta ser tan radical con los enlaces salientes, como se ha dicho aquí a los buscadores les interesa que el tráfico fluya. Pero este es un ejemplo de que el pingüino en ocasiones comete errores y de que sus consecuencias son fatales. Si tenemos cuidado y recordamos que el pobre pingüino no sabe leer y de momento no distingue los enlaces en los que ha habido un intercambio monetario o irregular de los que no, tanto el panda como el pingüino son grandes amigos de quienes practican el SEO blanco, el limpio, el que no pretende engañar a los buscadores sino hacer su uso más satisfactorio para el usuario y, a cambio, escalar posiciones pero tan sólo donde proceda.

 Y me despido con otro ejemplo. Hasta el momento a una servidora estos dos simpáticos animalitos sólo me han traído más visitas con cada ajuste. Si se hacen las cosas con sentido común y jugando limpio pueden ser  muy amistosos.

Link Building y Link Baiting: un mismo objetivo con dos estrategias


Hoy vamos a ver dos términos que para mí son los más trabajosos del SEO. Me refiero al link building y al link baiting.

 Ambos consisten en obtener enlaces, con el mayor juice posible, para nuestra página web o blog. Pero existe una gran diferencia entre ambos, y es cómo conseguir esos enlaces. El linkbuilding se consigue pidiendo que te enlacen, bien sea mediante un intercambio de links, una colaboración con otros blogueros o webmasters o de cualquier otra manera pactada por dos personas. Tiene de bueno que uno sabe quién le va a enlazar, puede estimar qué le va a aportar y analizar si el acuerdo propuesto es provechoso o no. Aprovecho para recordar que en SEO, posicionamiento orgánico o posicionamiento natural, por su propia definición jamás se paga para conseguir enlaces o publicidad. La venta de enlaces es una práctica de SEO “negro”, el que nos puede traer muchos problemas.

 Personalmente el linkbuilding me aburre bastante porque requiere dedicar un tiempo que uno podría ocupar en la creación de contenido de calidad, el rey del SEO. Además estos intercambios no puede hacerse de cualquier manera, y sino que se lo pregunten a algunas blogueras que se creyeron muy listas ( y no contaré más ).

 El linkbaiting es la forma de conseguir enlaces preferida por quienes apostamos por la calidad en los contenidos, si a la vez tratamos temas especializados en algo. Consiste en ofrecer buenos artículos, fotografías, entradas, etc, y confiar en que alguien que considere interesante eso que hemos creado lo recomiende o cite en su sitio personal. No se pueden predecir los beneficios del linkbaiting, ni se puede controlar quién nos va a enlazar, pero ahorra un tiempo precioso.

 La mejor estrategia SEO es combinar ambas prácticas. Como apunte, los buscadores dan cada vez más peso al link baiting y menos al link building puro y duro ( esto habría que matizarlo, pero antes deberé tratar otras cosas para que el sitio siga siendo un blog para dummies ).

La importancia de un buen comienzo

 En SEO los comienzos son de vital importancia.

 Me explico, cada vez que se genera contenido se debe prestar especial atención al título y al primer párrafo. Un título descriptivo y que contenga al menos una keyword y sea un resumen del contenido del artículo o entrada es un buen comienzo, que debe completarse con una introducción que sea como un adelanto del tema que se va a abordar.

 En este caso los motivos de estos consejos no se relacionan únicamente con los buscadores, que consideran el título y el primer párrafo más importantes y representativos que el resto del artículo, sino que también obedecen a la pura lógica. Muchos directorios y el propio google acostumbran a mostrar el inicio de un texto.

 ¿ Cuánto debe medir el primer párrafo ? Este es uno de estos temas en los que no hay consenso, pues el SEO no es una ciencia exacta sino un intento de modelización ( vuelve a salirme la vena ingenieril ). En cristiano, hay quien asegura que lo importante son las cincuenta primeras palabras, otros dicen que si los doscientos o los trescientos primeros caracteres y en realidad pocos deben conocer el valor exacto. Y yo no me encuentro entre esos afortunados.

 Lo que yo aconsejo, sabiendo que es una estimación personal, es intentar que entre el opcional saludo y la introducción que resuma el tema que se va a tratar sumen tres o cuatro líneas de texto en DIN A4 con un tamaño de letra común. En ese mismo trozo aconsejo introducir al menos una palabra clave, pero no más de tres, o quedaría una redacción extraña con bastante seguridad. No hay que olvidar que uno escribe para personas y el SEO es, o debería ser, una manera de incrementar la visibilidad pero siempre sin comprometer la usabilidad del sitio web o blog. 

 En cuanto al título, uno es lo que se aconseja en SEO, aunque yo opino que en ocasiones merece la pena saltarse esa norma si tenemos en mente un título ingenioso que pueda atraer a las visitas. Eso sí, si no aplicáis SEO en el título no dejéis de hacerlo en ese primer párrafo.

 Como resumen, y para que no se os olvide, aquí dejo el retrato de un gran generador de contenidos SEO. 

coco-barrio-sesamo


 En efecto, es Coco. ¿ Recordáis aquello de “¡ Hola, soy Coco ! Hoy vamos a aprender la diferencia entre arriba y abajo” ? Pues eso, todo un maestro ;).